Qué es la biomasa

La biomasa consiste en utilizar la materia orgánica como fuente de energía. Un concepto sencillo pero que abarca mucho más, tanto en su proceso de producción de energía como en sus usos. Al contrario que las energías convencionales, la energía de biomasa no incrementa el efecto invernadero. Su nula aportación de dióxido de carbono a la atmósfera convierten a la biomasa en energía limpia y sostenible. Una opción ideal para luchar contra el cambio climático y ayudar a proteger la naturaleza, por ello es importante saber qué es la biomasa. Conozcamos un poco más la biomasa y su definición, cómo se procesa o las ventajas que puede ofrecer frente a otros combustibles. 

La biomasa y su procedencia

El significado de biomasa comprende toda materia orgánica procedente de animales o plantas que puede ser aprovechada como energía mediante combustión u otros procesos. Los desechos orgánicos y los residuos también pueden ser empleados para la elaboración de biomasa. La biomasa puede clasificarse en residual o natural

La biomasa residual es aquella que procede, como su nombre indica, de residuos. Basuras generadas por el ser humano, paja, serrín, estiércol, etc. Por otra parte, la biomasa natural procede directamente de árboles, plantas o bosques. Las ramas pequeñas o las hojas son algunos de los residuos de la naturaleza que se suelen emplear en este proceso. 

En líneas generales la madera es el material más utilizado para generar energía. Podemos encontrarlo en diferentes formas, desde astillas a serrín o pellets para calefacción. Éstos últimos son el combustible estrella gracias a su alto poder calorífico. El uso de la biomasa promueve la energía sostenible para el medio ambiente debido a que genera residuos contaminantes en una cantidad ínfima.

Ventajas de la biomasa forestal como biocombustible

Una de las características más importantes de la biomasa es su reducido coste en comparación a otras energías. Además, su producción ayuda a la limpieza de las zonas naturales como montes e inclusive la utilización de residuos generados por las industrias. Se trata de una energía renovable dado que hablamos de una fuente inagotable y con un impacto ínfimo en el medio ambiente.

A todo ello hay que añadir otros puntos igual de destacados. Se reduce el uso de combustibles fósiles, la disminución en la dependencia externa para abastecernos de otros combustibles o el reciclaje y eliminación de residuos como parte fundamental del proceso. 

Comprar pellets

¿Para qué se utiliza la biomasa forestal? 

La biomasa forestal y la energía renovable van de la mano. Su utilización puede dividirse para hogares o bien para la industria. Cuando hablamos de las calderas de biomasa su significado está ligado por ejemplo a generar energía, ya sea para calefacción o agua caliente. En las industrias el uso de la biomasa principalmente se emplea para la energía eléctrica. 

  • Biomasa en los hogares: La calefacción por biomasa es uno de los usos más comunes en la actualidad. Los pellets de madera es el combustible más utilizado para la obtención de energía calorífica. Otro de los usos más extendidos es la producción de agua caliente. El pellet de madera es una opción económica, sostenible y segura, con la que es fácil trabajar. Por ello muchas familias los prefieren a la madera, los huesos de aceituna y otros combustibles, instalando estufas de pellets en sus casas. 
  • Biomasa en la industria: La combustión directa de biomasa por parte de las empresas está vinculada a la producción de energía eléctrica. Para lograr este aprovechamiento energético se introduce la biomasa en una caldera que posteriormente ser quemada. La combustión calienta el agua que circulará a través de las tuberías de las paredes en la caldera, convirtiéndose en vapor. Este moverá la turbina conectada al generador, que será el encargado de producir la electricidad.