Diez consejos para ahorrar energía en tu hogar de forma inteligente

La entrada del otoño y el invierno supone preparar la ropa adecuada para el día a día, el edredón grueso para la cama y alguna que otra manta cuando estamos en el sofá. Durante estos meses es habitual encontrar un considerable aumento en la factura de la luz debido al uso de agua caliente, un mayor número de electrodomésticos como calefactores y luces encendidas. Si quieres saber cómo ahorrar energía para evitar sustos a final de mes y al mismo tiempo estar comprometido con el medio ambiente, presta atención a estos 10 consejos.

Se trata de sencillos trucos para ahorrar en casa con los que podrás mantener una temperatura adecuada y a la vez reducir el consumo de energía, dos elementos tan diferentes entre sí pero que al mismo tiempo están ligados.

Apaga las luces cuando salgas de la habitación

En otoño e invierno anochece mucho antes, por lo que dependemos más de las lámparas. Para ahorrar luz no hace falta que estés a oscuras, simplemente recuerda apagarla cuando salgas de la habitación. Fácil, ¿no?

Utiliza bombillas LED

Procura que todas y cada una de las bombillas de tu casa sean LED. Con respecto a las bombillas incandescentes podemos encontrar que lucen mucho mejor, además de ser un gran aliado para ahorrar en la factura de la luz.

Trata de cambiar a electrodomésticos eficientes

En pleno 2020 no es difícil encontrar electrodomésticos que ofrecen un rendimiento espectacular y al mismo tiempo son eficientes. Si tenemos en cuenta que la secadora y el frigorífico son los aparatos que más consumen, trata de dar el salto a los electrodomésticos eficientes lo antes posible. Sin duda uno de los métodos para ahorrar más importantes y a tener en cuenta.

Desenchufa los dispositivos que no utilices

Antes de irte a dormir o si vas a pasar varias horas fuera de casa recuerda desenchufar dispositivos como la regleta del salón en la que tienes conectada el router o la TV. Puede parecer una acción sin más, pero te sorprendería ver cómo puede ayudarte a reducir el consumo eléctrico mes a mes.

Trata de mantener el termostato a la temperatura más baja

A todos nos gusta pegarnos una ducha en invierno con agua caliente. Sabiendo la importancia de ahorrar energía en casa, reducir el nivel de la temperatura del termostato te permitirá seguir disfrutando de ese momento sin problema alguno y a la vez economizar. ¡Y no te olvides de que las duchas han de ser breves!

Implementa poco a poco dispositivos automatizados

Con la llegada de nuevos dispositivos a nuestras vidas nos hemos encontrado con grandes facilidades en el día a día que además, si se configuran de forma correcta, pueden permitirnos un ahorro energético. Los sistemas automatizados inteligentes se encargan precisamente del apagado de forma automática una vez que el dispositivo lleva un tiempo sin utilizarse. Indispensables para los más despistados.

Compra pellets para calentar tu hogar

En Bioforestal podrás comprar pellets de calidad premium ENPlus A1, permitiendo así disfrutar de un hogar sostenible con una temperatura óptima en los meses más fríos. Con respecto a otros combustibles fósiles, los pellets son mucho más baratos y ofrecen un rendimiento mayor. Además, el pellet de Bioforestal es el más certificado de España, tanto a nivel de calidad como de sostenibilidad… ¡nada menos que 7 sellos!

Utiliza ventanas y puertas de doble acristalamiento

Una de las formas más fáciles de reducir el consumo energético es sustituir las ventanas y puertas de nuestro hogar por el formato de doble acristalamiento. Si vives en zonas frías su implementación en las habitaciones es casi imprescindible, suponiendo una gran mejora para mantener la temperatura.

Fregar y lavar la ropa a temperatura baja

Otro de esos puntos en los que no solemos fijarnos en el día a día pero es indispensable para ahorrar energía en casa. Si sustituimos el fregar los platos o lavar la ropa con agua caliente por una temperatura mucho más baja conseguiremos economizar su consumo de forma notable.

Acostumbrate a cocinar con tapa

La cocina es el lugar en el que más energía podemos llegar a consumir a lo largo del día. Cuando vayas a cocinar, acostúmbrate a hacerlo con tapa. Te sorprenderá el poco tiempo que lleva obtener la temperatura deseada, disminuyendo así el tiempo de cocción.