Estufas de pellets

Si estás pagando mucho por el uso de la calefacción en casa durante el año, la mejor solución y por la que cada día se decantan más personas es instalar calefacción de pellets en el hogar, de tal forma que no sólo aprovecharemos el gran poder calorífico de este combustible sostenible, también obtenemos un gran ahorro en la factura energética (en torno al 50%). Para ello es importante contar con un sistema de calidad instalado en casa, siendo las estufas de pellets la principal opción.

Sin embargo, si eres nuevo en el uso de pellets para calefacción es probable que tengas dudas sobre los tipos de estufas y sus diferencias. En este artículo te contamos cuáles son los principales detalles a conocer sobre estas estufas, ya que existen diferentes tipos y debes elegir el más adecuado a tus necesidades. 

Recuerda que usando los sacos de pellets de Bioforestal en tus estufas ahorrarás incluso más dinero, puesto que nuestro poder calorífico es un 9% superior a lo que marca la norma EnPlusA1. Además, nuestros pellets generan menos cenizas y menos de la mitad de finos, lo que produce menos residuos y por tanto dedicarás menos tiempo a la limpieza y al mantenimiento -alargando la vida útil de tu estufa de pellets-.

Tipos de estufas de pellets más comunes en el mercado

En la actualidad podemos diferenciar tres sistemas o tipos de estufas de pellets habituales en el mercado: estufas de aire, estufas canalizables y termoestufas. Todas ellas son útiles y recomendables, dependiendo de las necesidades del cliente. 

Estufas de aire

Son las estufas más básicas del mercado para pellets, aunque en los últimos años se han modernizado y avanzado mucho, del tal forma que podemos programarlas para el encendido y apagado, limpiarlas fácilmente, cargarlas sin dificultad, controlarlas desde el móvil o el mando a distancia, etc. En este caso la estufa quema los pellets poco a poco y el calor generado se reparte por la estancia por medio de uno o varios ventiladores. 

Suelen tener varias potencias de llama y velocidades de ventilador, lo que ayuda a repartir antes el aire caliente por la estancia.

Estufas canalizables

Las estufas de pellets canalizables son, en esencia, bastante similares a las estufas de aire, pero en este caso el poder calorífico podemos repartirlo por varias estancias de la casa. No sólo ayudarán a calentar la sala en la que estén colocadas, también están diseñadas para repartir el aire por medio de conductos especiales instalados por toda la casa.

Termoestufas de pellets

Si ya dispones de un circuito de radiadores de agua caliente en casa, las termoestufas serán sin duda la mejor opción para tu vivienda. Al contrario que los otros dos casos, estas estufas no expulsan aire caliente, sino que su alto poder calorífico se utiliza para calentar agua que más tarde una bomba reparte por el sistema de calefacción y radiadores de la casa. Lo mejor es que la mayoría se pueden acoplar a sistemas ya existentes de calefacción o suelo radiante

Las termoestufas consumen pellets de forma automática y muchas tienen autonomía para varios días. Son, en definitiva, pequeñas calderas que pueden llegar a superar los 25 kW.

Estufas de fácil instalación con salida de humo

Si estás pensando en grandes obras para instalar una estufa de pellets, olvídate de esta idea. Lo mejor de las estufas de pellets es que son fáciles de instalar, no es necesario realizar grandes obras y, en la actualidad, pueden colocarse en cualquier casa o apartamento sin mayores problemas. Además, en cualquier caso su mantenimiento será siempre inferior al coste de sistemas de calefacción basados en combustibles fósiles.

Sí es recomendable realizar una pequeña toma de aire exterior para la colocación de la estufa de pellets. Esto tiene varios propósitos, pero el primero es suministrar aire al circuito, lo que permite la mejor combustión posible. Una vivienda puede tener puntos de entrada de aire externos que podrían servir para este efecto, como ventanas, puertas, rejillas de ventilación, etc.

Es importante señalar que no existen estufas de pellets sin salida de humos, siempre deben contar con una salida de al menos 8 cm. Esta salida nunca puede estar al nivel de la estufa, siempre en zonas elevadas y, dependiendo del tipo de estufa, lo mejor es realizar las salidas por el tejado de la casa. También requieren de un enchufe de 220V.

¿Cuál es la potencia ideal para mi casa?

Lo mejor es consultar a un experto que instale estos aparatos, ya que no todas las casas son iguales. Depende mucho del tipo de construcción, de los materiales utilizados en las ventanas, de lo bien que esté aislada la casa, etc. Es decir, no sólo dependemos de la temperatura de la estufa de pellets o su potencia, también de las características de la habitación o vivienda -lo que no es diferencia a otros sistemas de calefacción-.

¿Cuántos metros cuadrados calienta una estufa de pellets? Dependiendo de su potencia puede servirnos para calentar una pequeña habitación o toda la casa. Se estima que para calentar una estancia de 10 metros cuadrados es necesario entre 0.8 y 1 kW de potencia, por tanto, para un local de 80 metros cuadrados necesitaremos una estufa de 8 kW. En el mercado podemos encontrar estufas de 4 kW, 6 KW, 8 kW, 12 kW, 16 kW o más. 

Por tanto, con una potencia de 14 kW se puede cubrir una superficie de calefacción de 100 a 130 metros cuadrados. Cada fabricante puede orientarte sobre el poder calorífico de sus modelos de estufa. Recuerda que puedes comprar pellets en nuestra tienda online.