Cama de pellets para caballos

Uno de los usos menos conocidos a nivel general de los pellets son las camas para caballos -y en general su uso como cama para animales de compañía-. El pellet para cama de animales es un recurso muy extendido que podemos ver, incluso, en muchas tiendas de animales. Son perfectos, por ejemplo, para los habitáculos de roedores como chinchillas o conejos, y también como lecho higiénico para gatos.

Al contrario que otros productos -como el serrín-, un buen pellet es aconsejable como base para las jaulas o recintos de animales porque no suelta polvo. Esto previene enfermedades respiratorias de los animales, así como algunas alergias. Al ser completamente naturales, al menos el pellet de Bioforestal que no tiene ningún tipo de aditivo químico, no supondrán ningún tipo de peligro para los animales.

De forma similar al uso de pellets con animales de pequeño tamaño, utilizarlos para el cuidado de equinos tiene sus ventajas. Usar pellet en caballos es una de las mejores opciones si sus cuidadores quieren crear camas para sus cuadras o boxes, proporcionando al animal un elemento respetuoso que los separa del suelo. Son varias las ventajas que aporta el uso de pellets de calidad en este cometido.

Pellets para cama de caballos: precio y otras ventajas

Obviamente el precio de los pellets (usados en la calefacción de pellets) es uno de los grandes atractivos para los cuidadores de animales, puesto que pueden adquirir muchos kilos por un coste muy bajo. En el caso de caballos un formato perfecto sería nuestro Big Bag. Es la opción más económica por tonelada de pellets y su formato es más sencillo para trabajar en cuadras. De lo contrario tendríamos que trabajar con sacos de 15 Kg. Por otro lado es el más cómodo a la hora de preparar la cama, distribuyendo el material de forma proporcionada

Además de estar libre de polvo, el pellet destaca por su gran capacidad de absorción de la humedad (superior al 400%). Los pellets de madera absorben la humedad de una forma más eficaz, la cama no huele a orina y se evita que aparezcan insectos. Su composición también lo convierten en un elemento fácil de trabajar: extracción fácil y rápida del estiércol que se genera. El uso de pellets puede reducir la cantidad de estiércol a la mitad, por lo que también es un ahorro de tiempo considerable para los cuidadores.

De cara al caballo, las camas de pellets -al ser fibras naturales de madera- suelen ser una opción ideal para su salud: el alta presión y calor del proceso de fabricación del pellet provoca que no presenten gérmenes y determinadas patologías que podrían resultar peligrosas. Además de mejorar el clima del establo, los pellets forman debajo de los caballos una cama cómoda, ventilada y elástica. Se mejora así el cuidado de sus articulaciones y las ranillas de los caballos, que siempre estarán secas.

El pellet es a día de hoy la mejor opción para colocar en los boxes o en las cuadras, en comparación con la paja o la viruta, creando camas confortables y 100% seguras para los animales. La durabilidad de la cama también es mayor debido al bajo porcentaje de humedad. No sólo estamos ahorrando en el precio/kilo del producto, también en durabilidad de la cama. Por otra parte, el pellet es más denso que el serrín o la paja, así que en menos espacio podremos almacenar más cantidad de material.